06/AGO/2017
Altar signo por excelencia del Calvario y mesa del Banquete
Homilía por bendición del Altar en la parroquia Santa Cruz en Trujillo Alto.
LEER MAS
30/JUL/2017
Oferta académica para niños autistas y con problemas de aprendizaje en Colegio de San Juan
Los niños de 6 a 9 años con autismo leve, problemas de aprendizaje, déficit de atención, entre otras condiciones podrán beneficiarse del Programa de Integración del estudiante.
LEER MAS
23/JUL/2017
Celebran XII Campamento de Servidores del Altar
La Arquidiócesis de San Juan celebró el campamento de en la Casa Cristo Redentor en Aguas Buenas
LEER MAS

Venta de separata de la Liturgia de la Horas
Arzobispo denuncia enérgicamente actos de violencia durante paro nacional
Mensaje pastoral del Arzobispo de San Juan en ocasión del paro nacional de 1 de mayo de 2017
Circular Unidos Contra el Hambre: Emergencia Colombia
Calendario Litúrgico Pastoral 2017
Afiche Misión Cuaresmal 2017
El diálogo
MONS. ROBERTO OCTAVIO GONZÁLEZ NIEVES, OFM - ARZOBISPO DE SAN JUAN DE PUERTO RICO
“El mundo se ahoga sin diálogo” (Papa Francisco, discurso a la Comunidad de San Egidio, 15 de junio de 2014). Estas palabras del Papa Francisco encierran una gran verdad que tristemente enfrentamos a diario; y Puerto Rico no es la excepción. Sin diálogo no solamente se ahoga el mundo, se ahogan las buenas ideas y los buenos proyectos, se cancelan los buenos esfuerzos y terminamos ahogando las esperanzas de un pueblo, los sueños de la niñez y la paz de su vejez, personas de la edad dorada, cuyo oro es haber servido bien a nuestro pueblo durante gran parte de sus vida. En Puerto Rico hemos caído ante la cultura de la adversidad que se opone fatalmente a la cultura del diálogo. Esta cultura de la adversidad se torna aún más peligrosa en los tiempos de crisis que estamos viviendo. Esa cultura de la adversidad es la que nos dice que el otro no es mi prójimo, sino mi contrario; que el que piensa distinto a mí, es mi enemigo; es la cultura del botín, del discrimen, de la mezquindad. Es una cultura que no extiende puentes porque su naturaleza es dividir, diezmar, fraccionar, construir muros. Y no los hace con cemento, varillas u hormigón, sino con odio, con violencia, con la fuerza del mollero, con la intolerancia, con la difamación, con atacar la dignidad humana. Tristemente es una cultura entronizada no solamente en nuestro sistema judicial, sino que lo está en nuestro modo de hacer política, de gobernar, de predicar, de evangelizar, de educar, de protestar, de constituirnos en mayorías y en minorías políticas y económicas, hasta en la manera de comunicarnos y de defender nuestras posturas y creencias. Puerto Rico, en medio de una crisis fiscal, económica y laboral, que raya en lo humanitario no puede darse el lujo de privilegiar ni incentivar por más tiempo esta cultura de la adversidad. Por el contrario, debemos abrirnos a la cultura del diálogo que evita que nos ahoguemos los unos a los otros. Sin ese diálogo tan necesario, corremos el riesgo de prolongar esta crisis que vivimos, de hacerla más difícil de digerir y corregir; corremos el riesgo de ser el verdugo del hermano y no su prójimo como lo ordena la fe cristiana de la que tanto nos preciamos profesar; corremos el riesgo de ser el carcelero y no el guardián del que sufre como lo ordena el principio de solidaridad y la caridad cristiana.
LEER MAS
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
5 Madrugadores del Santuario
 
 
 
USUARIO
 
CONTRASEÑA
 
 
 
 

 
INICIO
NUESTRA ARQUIDIOCESIS
Identidad
Arzobispo
Cardenal
Obispo Auxiliar
Obispo Auxiliar Emerito
Vocaciones y Seminario
CURIA
Curia Arquidiocesana
Tribunal Eclesiastico
Viciarios Episcopales de Zona
Departamentos y Vicarias
ACTIVIDAD PASTORAL
Vicarias Pastorales
Comision de LIturgia y Piedad Popular
Sínodo Arquidiocesano
Plan Pastoral V Centenario
ISTEPA
NOVEDADES
Novedades
Mensajes
Fotogalerias
Descargas
Videogalerias
Oportunidad de empleo
 
 
 
 
www.FerreroSoftware.com